ANYPLACE

ANYPLACE

En el monte Gurugú, un amable entorno de pino mediterráneo y monte bajo, cercano a la vecina localidad de Nador, al norte de Marruecos, viven centenares de migrantes subsaharianos que con improvisados y clandestinos campamentos hacen del espacio su lugar de residencia. Se instalan aquí después de haber atravesado miles de kilómetros por los desiertos de Níger y Argelia y de sufrir todo tipo de abusos por parte de las mafias. Este pequeño y apetecible monte silvestre se convierte en su hogar, incluso durante años. Viven a la intemperie y conceden al derecho a la vivienda una particular interpretación.

“El derecho a una vivienda digna y adecuada, no es solo en un sentido restrictivo de cobijo sino, que debe considerarse más bien como el derecho a vivir en seguridad, paz y dignidad.” Comité de Derechos Urbanos de Naciones Unidas.